Historia del diseño de interiores

La historia del diseño de interiores se remonta al antiguo Egipto. Gracias a las tumbas con decoraciones suntuosas demuestran que las tumbas estaban decoradas no sólo como homenaje al último lugar de descanso de los faraones, sino también como una manera de proveer comodidades en el más allá. Sólo los faraones y los altos funcionarios gozaban del privilegio de yacer en tumbas ricamente decoradas para la vida eterna. El diseño interior de las tumbas y pirámides fue cuidadosamente elaborado, incoporando pasadizos secretos y aberínticos para despistar a los ladrones. Estos fueron los comienzos de la historia del diseño de interiores que se remonta a 5000 años a.C. El diseño de interiores estuvo asociado a una casta con un estilo de vida exquisito y en los comienzos de su historia, fue un elemento significante de creencias religiosas o místicas.
El diseño de interiores como lo conocemos hoy, se puede apreciar por ejemplo en las estructuras del Imperio romano, donde las casas eran cómodas y tenían habitaciones con diferentes funcionalidades.
El legado de los romanos en diseño interior, fue el concepto de que que el diseño del interior de un edificio era tan importante como la de la parte exterior. En las viviendas romanas de los ricos se crearon espacios separados para un confort óptimo durante la temporada de verano y la temporada de frío.

5

Los romanos dispusieron cuidadosamente sus habitaciones en base a la función de la sala principal y la época del año. En el verano utilizaban habitaciones en las que se podían aprovechar las brisas, y diferentes salas en invierno que daban una protección extra contra el frío.
Durante el Renacimiento italiano, los más pudientes, se interesaron por las artes y se comenzó a contratar artistas para decorar las viviendas. Función, forma y color fueron los principales temas en los palacios de los ricos.
Las cortes de “los luises” en Francia, los reyes desde Luis XIV hasta Luis XVI competían por la mejor decoración y diseño interior de sus palacetes o chateaus abrazando el rococó para identificars eson su rey. El diseño interior era privilegio de reyes y consortes que podían gozar del conocimiento y los recursos para comprar tapices, alfombras, artesanos, telas, mobiliario y artistas de renombre para invertir en sus casas. El mobiliario Luis XV que más adelante se masificó da cuenta de una época en donde el diseño interior era la forma de vivir de la casta reinante.
A partir de finales del siglo XVIII y princpios del SXIX, la revolución industrial, puso el diseño de interiores (sin tanta ornamentación como antes) a disposición de las masas asalariadas, que hasta ese entonces no conocían este concepto.
Con el aumento de la popularidad del arte, los mecenas ricos comenzaron a apoyar las artes, y más espacios interiores se comenzaron a diseñar con la forma y la funcionalidad en mente.
La llegada de la Revolución Industrial proporcionó la oportunidad para que incluso aquellos de la “clase media” para utilizar el diseño de interiores de sus casas y negocios.
La práctica de diseño de interiores ha evolucionado desde la decoración de interiores. Es un proceso que sigue “una metodología sistemática y coordinada”, según el Consejo Nacional de Diseño de Interiores. Hay códigos estrictos y requisitos reglamentarios que se deben seguir, y se anima a los principios de sostenibilidad ambiental.
La llegada de la era de las máquinas durante la Revolución Industrial dió paso a varios estilos influyentes en el campo de diseño de interiores.
El Art Deco comenzó en el siglo 20, después del movimiento industrialista, pero en realidad sólo se hizo popular después de la Primera Guerra Mundial, cuando fueron promocionadas películas como “42nd Street” y “The Grand Hotel”. Es un estilo muy ecléctico que incluye incluso los aspectos de los diseños antiguos egipcios.
A partir de ahí, cada década trajo nuevos estilos y diseños, pero muchos siguen optando por el diseño ambiente del pasado. A menudo la decoración ofrece una mirada simple, atemporal influenciada por la naturaleza y la artesanía, mientras que los que están en busca de romance y elegancia pueden preferir un estilo de decoración shabby chic. Diseños inspirados en viajes o patrimonio incluyen estilo campiña francesa, toscana y varios países asiáticos para nombrar unos pocos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: